Skip to content
Apariciones Marianas de El Escorial en Prado Nuevo

El Santo Rosario en Prado Nuevo

La palabra rosario significa “corona de rosas” y es comúnmente conocida la relación de la Virgen María con esta flor; se suele identificar su perfume con la Madre de Dios, y la rosa es asimismo símbolo de la caridad, virtud que resalta en el Corazón Inmaculado de María.

Virgen Dolorosa El Escorial Santo Rosario como rezarlos corona de rosas prado nuevo

Un poco de historia

Por el año 1214, en una de sus apariciones a santo Domingo de Guzmán, Nuestra Madre, portando un rosario en sus manos, le enseñó cómo rezarlo y le comunicó la importancia de este sacramental considerándolo un “arma” poderosa. De esa manera, Ella misma se lo entregó y el santo fundador de Orden de Predicadores dedicó parte de su vida a difundir este mensaje y a extender la devoción a la plegaria mariana por excelencia.


Siguiendo el hilo de las apariciones de la Madre de Dios, son muchas las veces en las que Ella se muestra a personas escogidas para hacerles revelaciones importantes para la salvación de la Humanidad. Y en todas insiste en la práctica de esta plegaria. Como Madre nuestra vela por nosotros y nos ofrece el Rosario para la salvación y por tantas necesidades, para que lleguemos finalmente al Cielo.


En Prado Nuevo, la Virgen Dolorosa decía a Luz Amparo el 5 de agosto de 2000:

“El Santo Rosario, hijos míos, es muy importante, porque puede parar una guerra, ganar una batalla, curar enfermedades, sanar almas… Es una plegaria tan hermosa, que a Dios le gusta que se rece. Hijos míos, no dejéis de rezar un solo día el santo Rosario. Dios ha puesto a su Madre como Puerta del Cielo, como Refugio de los pecadores, Madre de los afligidos; por eso os pido esa plegaria; es la favorita de Dios”.


Se trata de un rezo muy completo; de un recorrido por los momentos clave de la vida de Jesús y de María. Se conciben como “misterios”, como algo digno de meditar buscando su sentido y significado profundo. Estos misterios son los gozosos, dolorosos, gloriosos y luminosos.

Santo Rosario Virgen de los Dolores el escorial apariciones marianas victimas de las apariciones

En total, el Rosario se compone de cinco padrenuestros, cincuenta avemarías y cinco glorias al Padre. Cabe destacar, además, las “letanías”. Esta palabra significa “súplica”, “invocación”…, y es una forma de pedir y rogar a Nuestra Madre y a su Hijo por medio de diferentes advocaciones con las que se conoce a María; por ejemplo: “Santa María”, “Reina de los ángeles”, “Espejo de justicia”, entre otros; a lo que se exclama: “Ruega por nosotros”. El papa Francisco ha incluido en el año 2020 tres bellas invocaciones más: “Madre de misericordia”, “Madre de la esperanza” y “Consuelo de los migrantes”.